Mucosidad amarilla o moco verde espeso: ¿qué dicen los colores de los mocos sobre la salud?

Mucosidad amarilla o moco verde espeso: ¿qué dicen los colores de los mocos sobre la salud?
Contenido actualizado: 07/02/2024

Aunque a menudo los consideramos simplemente un síntoma de un resfriado o una enfermedad, el color de los mocos pueden proporcionarnos valiosa información sobre nuestra salud.

A continuación, te contamos el significado detrás de los colores de los mocos y lo que podrían indicar sobre nuestro bienestar general.

¿Qué son los mocos y cuál es su función?

Los mocos son una combinación de agua, lípidos, glicoproteínas, mucopolisacáridos e inmunoglobulinas. Estas sustancias se unen para formar una secreción viscosa que tiene un propósito importante: proteger el sistema respiratorio contra posibles amenazas externas.

Los mocos actúan como una defensa, atrapando virus, bacterias y partículas nocivas que ingresan a las vías respiratorias y luego los expulsan al exterior del cuerpo.

6 remedios caseros para aliviar el dolor de garganta
el dolor de garganta puede afectar nuestra calidad de vida y es importante entender sus causas y buscar formas de aliviarlo para sentirnos mejor.

¿Qué indica el color de los mocos?

El color de los mocos puede indicar distintos estados de salud o etapas de una infección, aquí te lo explicamos con más detalle:

  • Mocos transparentes. Indican que el sistema respiratorio está funcionando como debería, protegiendo el cuerpo de partículas extrañas y patógenos. La mucosidad actúa como una barrera física que atrapa el polvo, los alérgenos y los microbios para evitar que ingresen más profundamente en el sistema respiratorio.
  • Mocos blancos. Cuando los mocos se tornan blancos y más espesos, reflejan una pérdida de hidratación, lo que puede ser resultado de un resfriado o una reacción alérgica. La congestión nasal y la mayor viscosidad hacen que sea más difícil para el cuerpo expulsar estos mocos, lo que podría aumentar el riesgo de infección o complicaciones debido a la acumulación de bacterias o virus en las vías respiratorias.
  • Mocos amarillos o verdes. La presencia de neutrófilos, que contienen una sustancia verde, es lo que les da a los mocos su coloración amarilla o verde. Esta coloración es un indicador de que el sistema inmunológico está activamente combatiendo una infección, generalmente bacteriana.
  • Mocos rojos o café. La presencia de sangre en la mucosidad nasal puede ser alarmante, pero a menudo se debe a causas benignas como la sequedad nasal o la irritación. Esta puede ser causada por factores ambientales, como aire seco o frío, o por frotarse o sonarse la nariz con demasiada fuerza. Sin embargo, si la sangre es frecuente o si hay una cantidad significativa, podría ser señal de una lesión más seria o de una infección sinusal que requiere atención médica.
  • Mocos rosados o rosa claro. La mucosa de este color puede señalar la presencia de pequeñas cantidades de sangre mezclada con mocos. Esto podría indicar una posible irritación o inflamación de las membranas nasales por excesivo uso de pañuelos, sequedad en el clima o algún tipo de alergia.
  • Mocos grises o negros. Aunque es menos común, los mocos grises o negros son una señal de alerta. Estos colores pueden indicar una infección causada por algún hongo, la cual suele ser más frecuente en personas con sistemas inmunológicos debilitados. También puede ser producto de la inhalación de contaminantes o partículas de hollín.

Estos colores y texturas son solo una parte del cuadro clínico. Otros síntomas, como fiebre, dolor, congestión nasal persistente, o dificultad para respirar, también son importantes para determinar la gravedad de la situación y si se requiere intervención médica.

Para descartar cualquier escenario, te recomendamos pedir una hora en telemedicina. Así podrás saber a qué se debe la presencia de sangre en tus mocos.

¿Qué hacer cuándo el moco es verde?

Si presentas mucosidad verde, te recomendamos:

  1. Mantener una buena hidratación. Beber suficientes líquidos, especialmente agua, puede ayudar a diluir la mucosidad, facilitando su expulsión.
  2. Usar un humidificador. Añadir humedad al aire puede ayudar a aliviar la congestión y la irritación nasal.
  3. Practicar la irrigación nasal. Utilizar soluciones salinas para la irrigación nasal puede ayudar a limpiar las vías nasales, aliviar la congestión y eliminar los mocos.
  4. Descansar lo suficiente. El descanso adecuado es crucial para que el sistema inmunológico funcione bien y combata la infección.
  5. Consultar a un médico si es necesario. Si los mocos verdes van acompañados de fiebre alta, dolor facial (especialmente alrededor de los senos paranasales), o si la condición persiste más de una semana, es importante consultar a un médico. En algunos casos, puede ser necesario el uso de antibióticos para tratar una infección bacteriana, pero solo un profesional de la salud puede hacer esta determinación.

Si tienes dudas, ¡Habla con un doctor!

Los colores de los mocos pueden ser una señal reveladora de nuestra salud respiratoria. Mientras que los mocos transparentes o blancos son normales y saludables, los colores como el amarillo, verde, marrón, rojo, rosa claro, gris o negro pueden indicar diversas condiciones.

Recuerda que esta información es solo una guía general, y si tienes dudas o síntomas preocupantes, siempre es mejor consultar a un profesional para un diagnóstico y tratamiento adecuado.